Ex estudiante de Fìsica, ganador US OPEN, una genialidad..Bryson DeChambeau.

DECHAMBEAU, EL CIENTÌFICO CHIFLADO.

Bueno. Todos ya lo saben. Bryson DeChambeau fue el único jugador que derrotó en forma magistral a la endemoniada cancha de Winget Foot al sacarle 6 golpes a la paridad. Y, con ello, anotar en su creciente palmarés la conquista del US Open, su primer Major y el más importante para los norteamericanos.

Fue tan impresionante su trabajo de la ronda final que, de pronto, daba la idea de que allí, en las cercanías de la bulliciosa ciudad de Nueva York, se estaban desarrollando tres torneos simultáneos bajo un agudo silencio que, por cierto, opacó esta victoria pocas veces vistas en la historia de Estados Unidos.

Por un lado, seguían cayendo hacia èl pàramo, los scores de grandes figuras del golf. Las águilas imperiales -como Tiger y Phil- ya habían sucumbido al no pasar el corte el jueves pasado. Por otro, un joven llamado Matthew Wolff, con su swing de antiguas rémoras, luchaba con el duro rough para conservar el 2 bajo par con que se había iniciado. Pero se fue desmoronando poco a poco hasta cerrar en equilibrio con la cancha y mantener esa dignidad tan necesaria en este deporte.

Junto a todo ello, otro joven, con 25 nutridos años de edad, y al que todos llaman “el científico chiflado”, avanzaba por los fairways a paso muy rápido, como queriendo no darle respiro al tiempo, concentrado en su condición de Bryson DeChambeau, el inquieto ex-estudiante de Física que se ha propuesto cambiar los parámetros del golf moderno. 

Iba tan rápido que no veíamos en la pantalla a su caddie. Como si aquel no fuera necesario porque su mente analítica ya lo había planificado todo. Detalle a detalle. Cada jugada suya fue una maniobra estratégica en un tablero de ajedrez que ningún otro jugador osó descifrar.

A pesar de tener el triunfo holgadamente conseguido, su actitud en el último hoyo demuestra hasta dónde puede llegar este chico de Texas. Estaba a 2 metros de la bandera y necesitaba 5 putts para ganar, pero él estudió la caída como si en ello se le fuera la vida. Y cerró con birdie. No para la galería -porque no la había-sino para sí mismo. Para no claudicar ante el rasgo más sobresaliente de su personalidad: el inconformismo.

Luego de que Tiger marcara con su impronta más de dos décadas, haciendo una sombra penetrante en los demás, Bryson DeChambeau se perfila como el golfista más interesante del momento. Esa alegre angustia por no aceptar las cosas como están le ha conducido ya a tener cinco victorias desde el 2016.

Al hacerse del US Open en forma tan elocuente no ha hecho más que confirmar que, al menos a él, le sirven sus teorías acerca de los palos, el peso del cuerpo y la forma del swing. No sabemos si esta conquista propia de “infatigable guerrero”- será un incentivo para que mucha gente siga sus consejos.

Como él mismo se define “un científico del golf” parece poco probable que el resto -nadie quiere cambiar sus rutinas para un futuro incierto- adopte sus rigurosos planteamientos y empiece a jugar con hierros de la misma longitud. Pero, nunca se sabe…

Ignacio Vicuña, Para CRTV CHILE, Canal de Deportes y Revista GolfSwing.

“Golf y Màs Golf”.